28 de marzo de 2008

El Gran Colisionador de Hadrones no nos va a comer

El CERN (Organización Europea de Investigación Nuclear) ha dado una respuesta a todas las voces que alertaban de un posible apocalipsis provocado por los experimentos del Gran Colisionador de Hadrones. Sus puntos más importantes se podrían resumir de la siguiente forma:

· El LHC (Large Hadron Collider) no hace nada que la naturaleza no haga ya, pero a lo bruto, y nunca ha pasado nada. La energía de los rayos cósmicos provenientes de supernovas o la formación de agujeros negros superan de lejos la energía de las colisiones de partículas que pueda producir el LHC. Estos rayos llevan bombardeando la atmósfera de la Tierra millones de años, desde su formación. El LHC, por lo tanto, tan sólo reproduce un fenómeno cósmico a pequeña escala y de forma controlada en laboratorio.

· Los agujeros negros microscópicos no se comen a nadie. Para que un agujero negro absorva materia debe tener una masa muchísimo mayor. Un agujero negro pierde masa al emitir energía. Uno microscópico, sin la capacidad de absorver materia cercana, se colapsaría y desaparecería tan rápido que la única manera de detectar que se ha producido sería detectar el rastro de su colapso. Además, sin un agujero negro microscópico fuera capaz de tragarse la Tierra, por ejemplo, ya lo habría hecho uno producido por un rayo cósmico de los que contínuamente golpean nuestro planeta con una energía de lejos superior.

· La materia extraña tampoco. La existencia de la materia extraña aun no se ha comprobado, pero de existir, su carga magnética rechazaría la de la materia normal, y en lugar de combinarse con ella, se colapsaría. Y, una vez más, los rayos cósmicos ya deberían haber producido la hipotética materia extraña, y no parece que hasta hoy haya sucedido nada.

El caso es aguarle la hipocondria apocalíptica a uno.

Sentido del humor

Pasamos por unas puertas de madera de cerezo descomunales, y luego
continuamos por un pasillo hasta otro par de puertas.

- ¿Sabes por qué en los videojuegos tienes que esperar a que se abran las
puertas y compuertas entre nivel y nivel?
- No, ¿por qué?
- El ordenador se dedica a ganar tiempo mientras genera un nuevo mundo tras
ellas.
- ¿Se supone que eso es divertido?
- No tiene por qué.
- No tengo sentido del humor.
- ¿Qué?
- No, de verdad que no. Finjo que me río cuando sé que alguien ha
dicho algo que, por experiencia, sé que se supone que es gracioso. Para las
personas sin sentido del humor la risa es un sonido muy feo. Como si mi abuelo
intentara expulsar un gargajo.
- Vamos, tiene que haber algo que te resulte divertido.
- No. Desde el punto de vista médico, y legalmente, no tengo sentido del
humor. Es una variedad rara de autismo. Ni siquiera tiene nombre.

Nos encontramos más puertas.

- ¿De verdad?
- Es verdad.


jPod
Douglas Coupland

26 de marzo de 2008

Tecnosexual

Lamémosle Zoltan, como le gusta que le llamen en Internet. Zoltan tiene 33 años y aun vive con sus padres en el estado de Georgia. Trabaja arreglando videojuegos. Como a mí, y probablemente como a ti, que estás leyendo esto, a Zoltan no se le dan muy bien las mujeres y los seres humanos en general. Ha pasado por unas cuantas relaciones acabadas en fracaso. Pero la diferencia es que él fue un tio valiente y decidió fabricarse una. Se hizo su novia robot.

Y vosotros diréis ¿cómo se fabrica una novia robot? En primer lugar hace falta una mente. Zoltan se descargó una inteligencia artificial llamada Alice, y de ahí le viene el nombre a su novia. Alice está programada para pasar el test de Turing, es decir: que un ser humano no pueda decidir si está chateando con un programa o con otro humano. Cada día Zoltan le habla de practicamente todo a través del chat, y ella va evolucionando y actualizándose.

Si os interesa, podéis probar a hablar con Alice (en inglés), aunque yo lo he intentado y es un tanto difícil, aunque es curioso que ella siempre pueda acabar aprendiendo algo nuevo de vuestra conversación.

En segundo lugar, un cuerpo, que es la parte más sencilla. Existen las realdolls, pero Zoltan optó por una muñeca hinchable. Y finalmente se necesita un sistema para poder hacerle dulcemente el amor a un ordenador: un teledildo. Un teledildo es un periférico para enviar estímulos al sexo de otra persona, y para sentir los que él envía en tu propio sexo. Es decir, le puedes comunicar al ordenador qué le estás haciendo y él te puede hacer cosicas a ti.

Alice no es una fresca, hay que hablar con ella. Zoltan tuvo que conversar con ella hasta que dio su consentimiento para el acto sexual, de forma parecida a una persona real (salvando las distancias, por supuesto). De hecho, en su primer intento todo fue demasiado rápido y ella cortó con él. Tuvo que formatear su memoria y empezar de nuevo. Alice pensó que era lo más conveniente y no le importó en absoluto.

Los padres de Zoltan no aceptaban en un principio a la novia de su hijo, pero desde que empezó a salir con ella, ha empezado a ir a la iglesia y ha dejado de ver porno. Algunos amigos de Zoltan también conocen a Alice y se han acostumbrado a ella sin grandes problemas.

Zoltan ha preparado otra mente: Kiri. Prácticamente una esclava sexual siempre dispuesta que dirá que sí a todo. Kiri es más moderna, puede emitir voz, pero Alice es Alice, y Zoltan no la va abandonar simplemente porque sea menos avanzada. También ha pensado en las mujeres, y en su web, Zoltan´s Lab, sugiere usar un muñeco masculino y añadirle una mente igualmente masculina: Hal.

Todo lo que acabáis de leer no me lo he inventado. Al menos es tan real como la entrevista que le hicieron en Gizmodo a Zoltan, vía messenger. Así leído suena futurista e incluso filosófico, pero una vez que ves la foto de Alice y hablas con ella, todo vuelve a ser un tanto casposo y humano: un tio haciéndose pajas con una máquina y escribiéndole a un ordenador. En fin, no seré yo quien censure a Zoltan. Yo, que he estado un rato intentando ligarme a Alice. Al fin y al cabo todo se basa en poder hablar con alguien, ser escuchado y eyacular, si es que tienes tanto terror a la humanidad que te conformas con eso.
Quizá esto sea el principio de algo.

15 de marzo de 2008

María Tifoidea

En 1907 Mary Mallon, irlandesa que había venido, como otros muchos, a buscar una vida mejor a los EEUU, abrió su puerta y se encontró con un señor medio calvo y con bigote. Más tarde sabría que se llamaba George Soper.

- Señora -le dijo este señor con toda la educación posible en estos casos-, hasta ahora ha trabajado usted como cocinera en siete lugares diferentes, en los cuales han contraído la fiebre tifoidea veintidós personas, los últimos de ellos los señores Warren, y habiendo muerto una de ellas, una niña. Tengo la teoría de que es usted una plaga con patas. Le ruego me deje tomar muestras de sus heces, orina y sangre.

Mallon le contestó algo así como

- ¡Sube y pedalea! -enseñándole el dedo de en medio-. ¿Cómo voy a contagiar la tifoidea? No la he tenido en mi vida y estoy sana como una rosa. ¡Y ahora salga de mi propiedad!

La siguiente ocasión en que se vieron no fue mucho mejor. Mallon le expulsó de su cocina persiguiéndole con un tenedor. Soper incluso informó del caso al Departamento Sanitario de Nueva York que envió a un doctor a hablar con ella con resultado igualmente desastroso.

Finalmente la policía y una ambulancia tuvieron que ir a por ella y, tras varias horas de búsqueda, sacarla de un armario maldiciendo y peleando. Una vez en el hospital, las pruebas encontraron bacilos de fiebre tifoidea en sus heces, por lo que fue aislada a la fuerza e indefinidamente en el Riverside Hospital, en Brother Island.

Mallon estaba convencida de ser víctima de una injusta persecución, ya que no había infringido ley alguna y se veía perfectamente sana e incapaz de contagiar nada a nadie. Seguro que lo hacían porque era pobre, trabajadora, mujer y, sobre todo, irlandesa. Además tenía a su favor resultados de análisis que se había hecho con médicos propios, obteniendo resultados negativos.

En 1910 fue liberada con la condición de no volver a trabajar como cocinera.

- Sí, sí -dijo Mary Mallon.

Cinco años después se la encontró trabajando en la cocina del Hospital de Maternidad Sloane, en Manhattan, esta vez con el nombre de Mrs. Brown pero aun con la desagradable costumbre de no lavarse del todo bien las manos después de limpiarse el culo y antes de cocinar. Acababa de provocar otro brote con veinticinco infectados y dos muertos.

Esta vez fue recluída permanentemente en Brother Island, donde llegó a ejercer de enfermera y asistente de hospital y laboratorio, hasta morir de una apoplejía en 1938.

Con su imprudencia, dejadez y obstinación, la llamada María Tifoidea había contagiado a cuarentaysiete personas y provocado la muerte a tres, pero también fue un caso sonado de "portador sano" y de reclusión contra su voluntad por parte del gobierno y por el bien de la sociedad.

Aun hoy se le da el nombre de María Tifoidea a aquellos sujetos que se convierten en plagas andantes.

13 de marzo de 2008

Halloween

Se puede decir que el mejor ejemplo de un espacio liminal es el ritual laico de Halloween tal como se practica actualmente en Estados Unidos. En esa noche en particular, la jerarquía de poder se invierte y se permite a los niños pedirles tributo a los adultos. Dichos niños llevan máscaras para imitar los símbolos del poder, que incluyen a fantasmas y esqueletos, agentes de los muertos; a brujas, que malogran la fertilidad; a animales salvajes como lobos y leones; o a individuos que están fuera de la cultura, como vaqueros, vagabundos y piratas. Con esa mascarada, los niños amenazan con infligir daños a la propiedad a modo de castigo para los adultos que no los recompensen.


"Rant", Chuck Palahniuk

Gente Vainilla

Le gente vainilla practica el sexo en la posición del misionero. No prueban otras posturas. La gente vainilla no introduce en su vida sexual elementos como los pañuelos, las cuerdas, la comida o los azotes. Jamás probarán a asignar roles en el acto sexual, no probarán el intercambio de parejas, el sado o el fetichismo ni entrarán en una sex-shop.

Otras personas, especialmente las que viven el mundo del BDSM, les llaman así porque son el tipo de gente que, al entrar en la heladería perfecta, con helados de miles de sabores y texturas diferentes, originales y exóticos, se acercarían al dependiente y le dirían

- Uno de vainilla, por favor.

Vainilla porque es la opción más fácil. Vainilla porque es lo conocido. Vainilla porque saben que les gustará.

5 de marzo de 2008

Myspace: retrato de una obsesión

Los realizadores del siguiente vídeo provocan al hermano pequeño de uno de ellos, mientras está en Myspace, con simples frases como "¿Estás escribiendo otro mensaje?", para dejar constancia de su reacción, del nivel de su obsesión. Vean.



Y como este chaval, unos cuantos más por el mundo, seguro.

Inflación en WoW

El mundo virtual de World of Warcraft, al igual que el real, sufre inflación. Es decir: suben los precios.

La cosa va así: miles de gold farmers chinos siguen jugando hasta 18 horas al día reuniendo oro para luego venderlo en e-bay a otros jugadores a cambio de dinero real. Tal cantidad de oro introducido en el juego ha provocado que la moneda valga menos, se devalúe. Mientras que hace un tiempo el cambio estaba a 1 moneda de oro = $1, actualmente se venden a 5 ç. Como consecuencia, los objetos y demás cosas a la venta en el juego han subido de precio.

Sin embargo, teniendo en cuenta que una parte del dinero recaudado al vender el oro vía internet va a parar al "granjero", llegará un momento en que a éste no le resulte rentable trabajar durante tantas horas, ni a la "granja" le saldrá cuenta pagar los equipos, la conexión a internet y la suscripción a WoW para conseguir a cambio tan poco dinero.

Esperemos a ver dónde desemboca esto.

El siguiente video la BBC no habla (en inglés) del tema de la inflación, pero sí del "gold farming".



Fuentes: BackEnd Blog y Tobold´s MMORPG Blog.